//
estás leyendo...
Uncategorized

LA SOCIEDAD TELEDIRIGIDA

 

Giovanni Sartori sostiene que el progresivo predominio de lo visual sobre la palabra en los medios de comunicación conduce a la reducción del entendimiento y de la capacidad de hacer abstracciones, proceso básico para el desarrollo intelectual.

Nos encontramos en plena y rapidísima revolución multimedia. Un proceso que tiene numerosas ramificaciones (Internet, computadoras personales, ciberespacio) y que, sin embargo, se caracteriza por un común denominador, el tele-vivir.

La tesis de fondo es que el video está transformando al homo sapiens, producto de la cultura estricta en homo videns para el cual la palabra está destronada por la imagen. Todo acaba siendo visualizable…

Mientras nos ocupamos de quien controla los medios de comunicación, no nos percatamos de que es el instrumento en sí mismo y por si mismo lo que se nos esta escapando de las manos.

Dice Ortega y Gasset, en La rebelión de las masas, que “lo característico del momento es que el alma vulgar, sabiéndose vulgar, tiene el denuedo de afirmar el derecho de la vulgaridad y lo impone dondequiera“. Dicha aseveración escrita a finales de la década los veinte, se ratificaba a mediados del Siglo XX, cuando aparecía el aparato creador y recreador por excelencia: La televisión.

Lamentablemente el hecho de que la televisión estimule la violencia, y también de que informe poco y mal, de que sea culturalmente regresiva (ha escrito Habermas).

Es bastante evidente que el mundo en el que vivimos se apoya sobre los frágiles hombros del video-niño: un novísimo ejemplar de ser humano educado en el tele-ver (delante del televisor) incluso antes de saber leer y escribir.

 

Lo que hace único al homo sapiens es su capacidad simbólica (Ernst Cassirer). Y la capacidad simbólica de los seres humanos se despliega en el lenguaje, en la capacidad de comunicar mediante una articulación de sonidos y signos significantes, provistas de significado.

La diferencia fundamental es que el hombre posee un lenguaje capaz de hablar de sí mismo. El hombre reflexiona sobre lo que dice. El lenguaje no es sólo un instrumento del comunicar, sino también del pensar.

El homo sapiens debe todo su saber y todo el avance de su entendimiento a su capacidad de abstracción.

Sabemos que las palabras que articulan el lenguaje humano son símbolos que evocan también representaciones y, por lo tanto, llevan a la mente figuras, imágenes de cosas visibles y que hemos visto. Pero esto sucede sólo con los nombres propios y con las palabras concretas… es decir, palabras como árbol, mesa, perro, niño, vocabulario de orden práctico.

De otro modo, casi todo nuestro vocabulario cognoscitivo y teórico consiste en palabras abstractas que no tienen ningún correlato en cosas visibles, y cuyo significado no se puede trasladar ni traducir en imágenes. Ciudad es algo que todavía podemos ver, pero no es posible ver nación, Estado o soberanía.

Algunas palabras son traducibles en imágenes, pero son traducciones que son sólo un sucedáneo infiel y empobrecido del concepto que intentan visibilizar. Ejemplo: el desempleo se traduce en la imagen de un desempleado. sin embargo son sólo distorsiones de los conceptos. La imagen de un hombre sin trabajo no nos lleva a comprender en modo alguno la causa del desempleo y como resolverlo.

La televisión invierte la evolución de lo sensible en inteligible y lo convierte en un acto. El puro y simple acto de ver.

La televisión produce imágenes y anula los conceptos, y de este modo atrofia nuestra capacidad de abstracción y con ella toda nuestra capacidad de entender. Y este es el proceso que se atrofia cuando el homo sapiens es suplantado por el homo videns.

La palabra pierde terreno en un mundo cada vez más dominado por la fuerza de la comunicación visual.

Un formidable lugar común recorre el mundo: “Una imagen vale por mil palabras”. Las imágenes han desterrado a la palabra. “En el principio existía la Palabra…” dice el Evangelio, emotiva frase bíblica, que de ningún modo refleja nuestra realidad.

 

Poco importa que las civilizaciones se hayan desarrollaron el la escritura y que haya sido el lenguaje oral el primer modo de comunicación entre los hombre, hoy la información es fundamentalmente imagen.

Desde la prehistoria el hombre ha sido hacedor de imágenes. Ahí está el célebre bisonte grabado en las paredes de las cuevas de Altamira. Pero hubo que esperar hasta el advenimiento de la fotografía para conocer las primeras imágenes creadas por la máquina.

Luego, el cine les otorgaría movimiento. La salida de los obreros de los talleres Lumiére, puede verse como un noticiero que preanuncia el futuro poder de la televisión.

Sin embargo por aquellos años nadie pensaba en eso. La gente consideraba al cine como un mero proveedor de fantasías. Todo lo que se proyectaba sobre la pantalla era ficción, incluso los noticieros cinematográficos.

En aquellos tiempos la verdadera información se oía por radio o se leía en los períodicos. Hoy la TV es la principal fuente de noticias. Pero para que haya noticias es imprescindible que haya imagen. Es esencial mostrar lo que se esta contando. Es indeclinable el código televisivo se ha trasladado a la prensa gráfica, tal como lo señala Giovanni Sartori, está transformando al homo sapiens en homo videns.

El hombre contemporáneo sólo cree en lo que ve. Pero hay una esencial diferencia entre ver y entender. Para entender es necesario leer; para ver, sólo basta con mirar.

La televisión es un espectáculo, y los espectáculos no se piensan: se miran. Leer, por el contrario, es un puro ejercicio del pensamiento.

La historia nos escribe que Marco Polo deambuló por Oriente y cuando regresó a Venecia puntualizó con palabras, las experiencias recogidas durante sus viajes. Ese relato brindó información y doto de nuevos bienes culturales a Occidente.

Cuando observamos a los contingentes de turistas japoneses tomar tantas fotos en los distintos escenarios creo que todos pensamos que esas imágenes vayan a conmover en algo a la cultura Oriental.

 

PALABRA E IMAGEN

El progreso tecnológico no se puede detener, pero no por eso se nos puede escapar de las manos. Palabra e imagen no se contraponen… entender mediante conceptos y entender a través de la vista se combinan en una suma positiva, reforzándose al menos integrándose el uno en el otro. La cultura escrita y la cultura audio-visual dan lugar a una síntesis armoniosa. Aunque por el momento los hechos desmienten, de modo palpable, que el hombre que lee y el homo videns se estén integrando.

 

VIDEO-NIÑO

El niño formado en la imagen se reduce a ser un hombre que no lee y por lo tanto la mayoría de las veces es un ser reblandecido por la televisión.

Un niño de tres años no entiende lo que esta viendo, y por lo tanto, absorbe con más razón la violencia como un modelo excitante y tal vez triunfador de la vida adulta (Paideia). El video-niño se convierte en un adulto sordo de por vida a los estímulos de la lectura y del saber trasmitido por la cultura escrita. Los estímulos ante los cuales responde de adulto son casi exclusivamente audiovisuales. Por lo tanto, el video-niño no crece mucho más.

ESTUDIANTES EN DIFICULTADES

Una encuesta realizada por especialistas del programa Ciencia y Tecnología de la UBA entre estudiantes del ciclo básico indica que:

– 80 % escribe sin tener un plan previo.

– 44 % no revisa lo que redacta.

– 41 % no relaciona correctamente las diferentes partes o secuencias del texto.

– 43 % produce escritos que carecen de un sentido argumentativo global.

– 11 % no logró producir ningún escrito.

LA VIDEO-POLITICA

La vida política exige discernimiento y comprensión de los problemas para poder elegir. La participación es indispensable, pero al disminuir la capacidad de entendimiento y abstracción, la gente se hace más dependiente de las imágenes que masifican. Esto trae aparejado un mayor alejamiento de los sentimientos de solidaridad y buena vecindad.

Mientras la realidad se complica y las complejidades aumentan vertiginosamente, las mentes se simplifican mientras estamos viendo un video-niño que no crece y un adulto que se configura para toda la vida en un niño recurrente.

La tecnología a medida que avanza, esta produciendo un hombre medieval. ¿Por qué? Porque el hombrea medieval tenia creencias absurdas que, sin embargo, estaban delimitadas por una concepción del mundo, mientras que el hombre contemporáneo es un  ser deshuesado que “vive sin el sostén de una visión coherente del mundo

SOLEDAD ELECTRONICA

La televisión crea una multitud solitaria incluso entre las paredes domésticas. Lo que nos espera es una soledad electrónica: El televisor que reduce al mínimo las interacciones entre personas lejanas por medio de la máquina.

Las nuevas fronteras son Internet y ciberespacio y el nuevo lema es Ser Digitales. El televisor es un instrumento que recibe imágenes con un espectador pasivo que lo mira mientras que el mundo multimedia es un mundo interactivo cuya máquina es un ordenador que recibe y transmite mensajes digitalizados.

Internet, la red de las redes, es un prodigioso instrumento multitarea: transmite imágenes, pero también textos escritos: abre el diálogo entre los usuarios que interactuan y permite una profundización prácticamente ilimitada en cualquier tema.

La televisión debe ofrecer productos de masa que lleguen a un público muy numeroso. Por el contrario Internet proporciona productos a medida de diferentes intereses. Pero también la TV se está fragmentando -por cable, vía satélite- en centenares de canales dirigidos a audiencias concretas. Al especializarse, la televisión cubre también nichos competitivos con los cibernautas.

DESINFORMACIÓN

Además de armarse estadísticas y entrevistas casuales, la desinformación se alimenta en típicas distorsiones:

La información tiene que ser excitante a cualquier precio.

Premiar la excentricidad, privilegiar el ataque y la agresividad.

Cuanto más descabellada -es una tesis-, más se promociona y difunde.

Las mentes vacías se especializan en el exterminio intelectual, y de este modo, adquieren notoriedad. Se destacan los charlatanes, los pensadores mediocres, los que buscan novedad a toda costa, y quedan en la sombra las personas serias, las que de verdad piensan.

“La cámara de televisión entra fácil y libremente en los países libres, entra poco en los países peligrosos y no entra nunca en los países sin libertad”, asegura Sartori

Los políticos han llegado a la conclusión de que la TV es más representativa que ellos y el nuestro es un país en que las cosas tardan mucho en hacerse o no se hacen nunca, salvo que intervenga la TV. Aquí y en todo el mundo desde la pantalla se instala una nueva forma de poder consistente en que unos pocos dan explicaciones y que más allá de la pantalla muchos la escuchan.

Muchos pueden ignorar que quiere decir globalización o flexibilización, pero nadie ignora la palabra zapping.

En un momento de la película “Poder que mata” uno de los directores del canal de TV confía su visión del mundo actual: “No hay países, no hay banderas, no hay himnos: tan solo nos queda la corporación y el ratting“. Esto ocurría hace 30 años.

 

 

 

 ENFOQUES

Distintas personalidades opinan sobre la televisión.

 

Tomás Abraham, “La Aldea local”.

“Hay tres preocupaciones que inquietan a los argentinos. Una es la economía, la otra el fútbol y la tercera la televisión. Con estas tres cosas nos preocupamos, discutimos y nos distraemos. La economía comienza en los titulares de los diarios, en los sueldos que se pagan, en los productos que no se venden, en los distintos discursos del poder, y en el ejercicio intelectual más sofisticado de nuestra cultura. El futbol, de más esta decir, es nuestra manía más querida, aquello que aún llena los recreos de la secundaria.

La televisión es la mayor fuente de información sobre lo que nos pasa como miembros de una comunidad, además de ser la principal escalera a la fama para modelos y periodistas… no hay posibilidad de sociabilidad en nuestro país sin recibir y transmitir datos y comentarios sobre economía, futbol y televisión” –

 

Pierre Bordieu, “Sobre la Televisión”

La televisión, que pretende ser un instrumento que refleja la realidad, acaba convirtiéndose en instrumento que crea la realidad… La televisión se convierte en el arbitro del acceso a la existencia social y política.

“…. la televisión no resulta muy favorable para la expresión del pensamiento. Establecía un vínculo negativo, entre la urgencia y el pensamiento… Y uno de los mayores problemas que plantea la televisión es el de las relaciones entre el pensamiento y la velocidad.

¿Se puede pensar amenazado por la velocidad? ¿Acaso la televisión, al conceder la palabra a pensadores supuestamente capaces de pensar a toda velocidad, no se está condenando a no contar más que con pensadores que piensan más rápido que su sombra?

 

.” Umberto Eco – “Apocalípticos e Integrados

“El lenguaje de la imagen ha sido siempre el instrumento de sociedades paternalistas que negaban a sus dirigidos el privilegio de un cuerpo a cuerpo lúcido con el significado comunicado, libre de la presencia de un ícono concreto, cómodo y persuasivo. Y tras toda dirección del lenguaje por imágenes, ha existido siempre una elite de estrategas de la cultura educados en el símbolo y la noción abstracta. La civilización democrática se salvará únicamente si hace del lenguaje de la imagen una provocación a la reflexión crítica, no una invitación a la hipnosis “.

 

 

Giovanni Sartori – Dr. en Ciencias políticas y Sociales, Profesor emérito de la Universidad de Columbia. Nació en Florencia, Italia el 13 de mayo de 1924. Especializado en el estudio de la política comparada. Su obra más destacada es Teoría de la Democracia.

Sartori ha contribuido en distintas vertientes de la teoría democrática, los sistemas de partidos y la ingeniería constitucional. En particular ha sugerido que los sistemas de los partidos no deberían estar clasificados en función del número de formaciones, sino según su estructura interna, introduciendo el concepto de partido relevante. También ha preconizado la aplicación del conocimiento adquirido con estudio de la ciencia política para el diseño de las Instituciones políticas y mejorar su funcionamiento.

En 2005 fue galardonado con el Premio Principe de Asturias de Ciencias Sociales.

El 12 de abril de 2007 le fue otorgado un Doctorado Honoris Causa por la Universidad Nacional Autónoma de México.

 

 

 

Anuncios

Acerca de emartinchuk

Periodista, MP 10166. Se desempeño en el área de Noticias de los canales 9, Teledos, 7 y TELEFE. Socio Fundador de la Asociación Iberamericana de Periodistas Especializados y Técnicos (AIPET) Capítulo Argentino. Fue Docente en la Cátedra de TV en la Universidad del Salvador. Fue Coordinador en el Servicio Iberamericano de Noticias con sede en Madrid,(RTVE) España. Editor del Capítulo Argentino para la Cadena Eco de México. Fue Docente, Rector en la Escuela de Periodismo Círculo de la Prensa. Edito los libros "Federalización de la información" (1995), ISBN 9508130466 "Televisión para Periodistas: un enfoque práctico".1ra Edición 2002 ISBN 9871004125 2da Edición 2007 ISBN: 9789871004126 Documentales: "Los Quilmes: la última Resistencia".(1995) http://youtu.be/Z-XWOnIHZio Idea y Producción: "Luz, cámara, red" (1996-97) http://youtu.be/PfNrBokU6m4 Colaborador en medios argentinos y del exterior sobre temas de comunicación. Editor en Noticongreso.wordpress.com, Periodismo Parlamentario en temas de Ciencia, Tecnología, Salud, Ambiente y Energía. Designado “Directivo Decano de Honor y Dignidad”, en el grado de “Magister Laudet” por la Asociación de Rectores de la República Argentina y la Asociación de Directivos Argentinos al cumplir 30 años en la docencia. Por Resolución 327-2014 la Honorable Academia Mundial de Educación ha instituído el Título Honorífico de Doctor Honoris Causa, reconociendo sus logros profesionales y su admirable trayectoria de trabajo en favor de la Educación Mundial. Como parte de la socialización del conocimiento pueden leer en cualquier sistema digital o imprimir gratis los siguientes E-Books Belgrano: Una mente brillante http://issuu.com/gaceta21/docs/belgrano/0 ISBN 9789873356087 Como Estudiar: Manual Práctico http://issuu.com/gaceta21/docs/comoestudiar ISBN 9789873348679 Ser Periodista http://issuu.com/gaceta21/docs/ser_periodista ISBN 978-987-33-7147-9

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: