//
estás leyendo...
Uncategorized

El distrito audiovisual

El 1º de septiembre de 2011 fue aprobada por la Legislatura porteña la ley Nº 3876 que instaura un “régimen de promoción de la actividad audiovisual” en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, creando para ello el “distrito audiovisual”, un área que abarca 720 hectáreas de los barrios porteños de Palermo, Villa Ortúzar, Chacarita, Colegiales y La Paternal. Las empresas allí instaladas o las que lo hagan en el futuro contarán con importantes exenciones impositivas como también facilidades crediticias. La ley comprende prácticamente al conjunto del proceso de producción audiovisual: contenidos para cine, televisión y publicidad; procesamiento y grabación de la imagen y sonido; almacenamiento, soporte o transmisión y posproducción.

Numerosas voces se alzaron en contra. En la Legislatura Proyecto Sur y la Coalición Cívica votaron en contra; el Sindicato de Artistas de Televisión presentó un proyecto alternativo que no fue considerado y hay quienes la definieron como la “ley Tinelli-Suar” por el hecho de que en el distrito audiovisual se encuentran asentadas las grandes productoras como Ideas del Sur, de Marcelo Tinelli; Pol-ka, de Adrián Suar, o GP, de Gastón Portal. Un breve análisis del universo conceptual que presenta la ley permite, entre otras cosas, contrastarla con las políticas públicas que en materia de producción audiovisual se viene dando a nivel nacional.

El artículo segundo define la actividad audiovisual como “una actividad productiva de transformación, asimilable a la actividad industrial”. Es decir, una industria pura y dura, que no reconoce ni creación simbólica ni de sentido, y todo lo que ello involucra: saberes, identidades, conocimiento, en definitiva, culturas. Desde distintos ámbitos de la investigación en comunicación, se viene criticando la actual tendencia global que consiste en sustituir el término “industrias culturales” por el de “industrias creativas”. Este concepto más edulcorado realiza en realidad una maniobra de despojo eliminando la fundamental dimensión simbólica y de sentido que la producción de bienes culturales posee, remitiéndola a una acotada “actividad industrial”, factible por lo tanto de regularse por las leyes del mercado.

Esta concepción explicaría por sí sola el hecho de que no exista referencia alguna a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en el texto de la ley analizada, ya que su contenido dista del universo conceptual que la ley nacional plantea. Pero hay además otros elementos importantes. El rol que la ley asigna a la actividad educativa, por ejemplo. Plantea que “el Ministerio de Educación propiciará un programa de innovación curricular en las escuelas técnicas de gestión estatal, teniendo como referencia las necesidades formativas de la actividad audiovisual” (art. 24). Creando para ello programas de becas a la excelencia para graduados secundarios; es decir, fomento a la formación educativa con el único objetivo de generar mano de obra para las empresas que funcionen en el distrito audiovisual.

El Ministerio de Desarrollo Económico de la Ciudad informa que la industria audiovisual porteña emplea a 51.550 personas y está formada por más de 400 empresas, concentrando casi el 60 por ciento de la producción del país. Se trata de una característica compartida con otras metrópolis latinoamericanas, que concentran gran parte de la producción de contenidos audiovisuales y que se repiten en el resto del país, afectando toda diversidad y contenido federal de éstos.

En nuestro país se asiste a un notorio incremento de la producción audiovisual. Contribuyeron a ello la sanción de la Ley del Cine y la política pública de fomento a la producción nacional llevada adelante por el Incaa; también el desarrollo empresario de productoras radicadas en su gran mayoría en CABA. En el último año, y con el paraguas que significó la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, junto con la implementación de la política pública de la Televisión Digital Abierta, con sus Polos Tecnológicos Audiovisuales, el Bacua, etc. se ha dado otro empuje a la producción de contenidos –esta vez con un sentido federal–, iniciativa que ya se ve reflejada en la programación de ficción televisiva para este año. La ley 3876 parece apuntar solamente al segundo de los factores señalados, esto es, a una parte de las productoras privadas asentadas en la Capital.

Legislar en la Ciudad sin conexión con las normativas nacionales en la materia es un problema, hacerlo en contraposición a ellas desde un punto de vista conceptual y material es todavía más grave en función de una política pública de comunicación que debiera ser necesariamente nacional.

Perea Raúl
Licenciado en Comunicación UNQ.
Página 12

Anuncios

Acerca de emartinchuk

Periodista, MP 10166. Se desempeño en el área de Noticias de los canales 9, Teledos, 7 y TELEFE. Socio Fundador de la Asociación Iberamericana de Periodistas Especializados y Técnicos (AIPET) Capítulo Argentino. Fue Docente en la Cátedra de TV en la Universidad del Salvador. Fue Coordinador en el Servicio Iberamericano de Noticias con sede en Madrid,(RTVE) España. Editor del Capítulo Argentino para la Cadena Eco de México. Fue Docente, Rector en la Escuela de Periodismo Círculo de la Prensa. Edito los libros "Federalización de la información" (1995), ISBN 9508130466 "Televisión para Periodistas: un enfoque práctico".1ra Edición 2002 ISBN 9871004125 2da Edición 2007 ISBN: 9789871004126 Documentales: "Los Quilmes: la última Resistencia".(1995) http://youtu.be/Z-XWOnIHZio Idea y Producción: "Luz, cámara, red" (1996-97) http://youtu.be/PfNrBokU6m4 Colaborador en medios argentinos y del exterior sobre temas de comunicación. Editor en Noticongreso.wordpress.com, Periodismo Parlamentario en temas de Ciencia, Tecnología, Salud, Ambiente y Energía. Designado “Directivo Decano de Honor y Dignidad”, en el grado de “Magister Laudet” por la Asociación de Rectores de la República Argentina y la Asociación de Directivos Argentinos al cumplir 30 años en la docencia. Por Resolución 327-2014 la Honorable Academia Mundial de Educación ha instituído el Título Honorífico de Doctor Honoris Causa, reconociendo sus logros profesionales y su admirable trayectoria de trabajo en favor de la Educación Mundial. Como parte de la socialización del conocimiento pueden leer en cualquier sistema digital o imprimir gratis los siguientes E-Books Belgrano: Una mente brillante http://issuu.com/gaceta21/docs/belgrano/0 ISBN 9789873356087 Como Estudiar: Manual Práctico http://issuu.com/gaceta21/docs/comoestudiar ISBN 9789873348679 Ser Periodista http://issuu.com/gaceta21/docs/ser_periodista ISBN 978-987-33-7147-9

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: