//
estás leyendo...
Uncategorized

Tiempo de cibergéneros periodísticos

  • La ver­sión impresa, ver­sión del cibermedio
  • En Inter­net, el con­te­nido sigue siendo el rey.
  • La uti­li­za­ción de las redes tele­má­ti­cas ha puesto a dis­po­si­ción del usua­rio la lec­tura no secuen­cial, la inme­dia­tez, la inter­ac­ti­vi­dad, la pro­fun­di­dad, la per­so­na­li­za­ción y la actua­li­za­ción. Éstas y otras carac­te­rís­ti­cas han con­for­mado lo que se con­si­dera un nuevo medio infor­ma­tivo y cuyo nom­bre se con­sa­gra como ciber­me­dio, en el cual se ha cons­truido una retó­rica y un len­guaje específicos.

Foto­gra­fía: “iPad, Paper, E-ink” por Cheng­yin Liu @ Flickr

Por Lizy Nava­rro Zamora

Publi­cado ori­gi­nal­mente en RMC 126

Pode­mos con­si­de­rar que, en la actua­li­dad, el ciber­me­dio no es una ver­sión del impreso. En los espa­cios más desa­rro­lla­dos, el ciber­me­dio se ha cons­ti­tuido en la expre­sión perio­dís­tica más avan­zada y el impreso es una ver­sión del ciber­me­dio. Por supuesto que no habla­mos de todos los ciber­me­dios, sino de una mino­ría que poco a poco se ha con­ver­tido en un modelo a seguir.

Los géne­ros perio­dís­ti­cos son el resul­tado de una lenta cons­truc­ción his­tó­rica que se encuen­tra ínti­ma­mente ligada a la evo­lu­ción del con­cepto mismo del perio­dismo y a su enco­mienda ética y social. La cla­si­fi­ca­ción básica de los géne­ros perio­dís­ti­cos tiene un prin­ci­pio deon­to­ló­gico que es: “Los hechos son sagra­dos y los comen­ta­rios son libres”.Dichos géne­ros han tenido una evo­lu­ción para­lela a la trans­for­ma­ción his­tó­rica de la humanidad.

 

Estilo para redac­tar los cibergéneros

Se uti­li­zan fra­ses cor­tas y de estruc­tura gra­ma­ti­cal sen­ci­lla. El perio­dista colom­biano Gui­llermo Franco indica que la frase larga es enemiga de la buena lec­tura y sugiere apli­car el Con­texto Mínimo Indis­pen­sa­ble (CMI) al redac­tar los tex­tos para la web. En la redac­ción, la uti­li­za­ción correcta del idioma espa­ñol es la esen­cia de la cons­truc­ción en el ciber­pe­rio­dismo. Deben usarse fra­ses com­pues­tas por sujeto, verbo y com­ple­mento, eli­mi­nando el hipérbaton.

Escri­bir una idea por párrafo para dar cla­ri­dad a los men­sa­jes. Apli­car 30 o 35 pala­bras por ora­ción. Un equi­li­brio de párra­fos se encuen­tra usando en ellos entre 50 y 60 pala­bras. Los párra­fos se deben ajus­tar a una única idea para dar mayor cla­ri­dad a los con­te­ni­dos. Los efec­tos de las ora­cio­nes lar­gas, el queísmo y la falta de con­cor­dan­cia impi­den la cla­ri­dad. La solu­ción es apli­car lo que en el perio­dismo hemos lla­mado el tiempo cor­tado: el punto y seguido. Es nece­sa­rio evi­tar el uso reite­ra­tivo de las comas que hacen con­fuso el texto. Los tex­tos en la pan­ta­lla deben redac­tarse con abso­luta cla­ri­dad frente a los que se publi­can en papel: la legi­bi­li­dad en la pan­ta­lla toda­vía es menor.

Es impor­tante regre­sar a la estruc­tura básica del idioma espa­ñol sin explo­tar de manera con­ti­nua el hipér­ba­ton. En la estruc­tura del texto es reco­men­da­ble no hacer lite­ra­tura en la redac­ción digi­tal, pues los usua­rios quie­ren perio­dismo. La forma básica del idioma espa­ñol es el tiempo activo por lo cual en el perio­dismo es reco­men­da­ble evi­tar la voz pasiva.

En la redac­ción para Inter­net hay que tener cui­dado con las mayús­cu­las: dar­les el peso que deben tener y no abu­sar de los sub­ra­ya­dos. Agu­di­zar los ele­men­tos orto­grá­fi­cos. En cada idioma ten­dre­mos la pre­misa de hacerlo de la manera correcta, sobre todo como ciber­pe­rio­dista y difu­so­res de la len­gua; si es  en inglés, un correcto inglés; si es en espa­ñol, emplear un correcto espa­ñol; si es en fran­cés lo mismo y así en todos los idiomas.

Los medios desa­rro­lla­dos uti­li­zan el recurso de aumen­tar o dis­mi­nuir el tamaño de la letra; por ejem­plo, puede lle­gar a tamaño 1 de Arial o de aumen­tar hasta el tamaño que el usua­rio desee. Sin embargo, el texto se pre­senta en el número 12 y es el usua­rio quien decide los tama­ños. Gene­ral­mente sue­len ir ali­nea­dos a la izquierda con el obje­tivo de lograr mayor velo­ci­dad en la con­sulta, no lle­van san­gría y no están jus­ti­fi­ca­dos. Es con­ve­niente no uti­li­zar en exceso las negri­tas y las cur­si­vas en el diseño ya que satu­ran la vista y con­fun­den la valo­ra­ción de los contenidos.

La redac­ción debe de ser hiper­tex­tual e hiper­me­dia, lo cual favo­rece la inter­ac­ción ami­ga­ble con la repre­sen­ta­ción icó­nica de las estruc­tu­ras de infor­ma­ción y de los coman­dos. Esto se tra­duce con la posi­bi­li­dad del usua­rio de actua­li­zarse e incre­men­tar la infor­ma­ción en cual­quier momento.

Cons­truc­ción por nive­lesEs muy impor­tante cons­truir la infor­ma­ción ciber­pe­rio­dís­tica por nive­les, de tal manera que un pri­mer nivel lo con­sul­te­mos cuando ten­ga­mos muy poco tiempo, mien­tras que un segundo o ter­cer nivel lo haga­mos cuando ten­ga­mos mayor dis­po­ni­bi­li­dad. Uno de los obje­ti­vos de la redac­ción por nive­les es otor­garle al usua­rio la posi­bi­li­dad de pro­fun­di­zar según sus pro­pios intere­ses, nece­si­da­des y tiem­pos de consulta.

El prin­ci­pio de mul­ti­pli­ci­dad y de encaje de esca­las está repre­sen­tado en la escri­tura digi­tal por la cone­xión en red de las infor­ma­cio­nes, de forma que de cual­quier asunto, el lec­tor sea capaz de alcan­zar otro punto. El acceso a los tex­tos, imá­ge­nes fijas o en movi­miento, y soni­dos, no es secuen­cial, como tam­poco lo es el pen­sa­miento humano.

 

Ciber­no­ti­cia

En el caso de la noti­cia, el ciber­me­dio no sólo se ha limi­tado a dar y pre­sen­tar la infor­ma­ción en una pirá­mide inver­tida, sino que ha ten­dido a con­tex­tua­li­zarla de una manera muy amplia. Los jefes de redac­ción de los medios de comu­ni­ca­ción on line saben que al usua­rio de la red, una vez que escoge la noti­cia, nece­sita saber más de ella. Ello no quiere decir que la noti­cia se con­vierta en un repor­taje: es la misma noti­cia en sus ele­men­tos, acom­pa­ñada de sus cir­cuns­tan­cias expli­ca­ti­vas. Pre­sen­tan los ele­men­tos o docu­men­tos fide­dig­nos que res­pal­dan la infor­ma­ción perio­dís­tica y se pue­den pre­sen­tar como ele­men­tos adjuntos.

En un medio de comu­ni­ca­ción on line este género perio­dís­tico sufre las mis­mas limi­tan­tes de tiempo y aná­li­sis que tiene en la radio y en la tele­vi­sión debido a que en tales medios la pre­sen­ta­ción de la noti­cia debe ser simul­tá­nea a los hechos. Pero ésta, que pare­ciera una des­ven­taja, es en reali­dad una ven­taja para el medio.

Aun­que durante el día se actua­liza la infor­ma­ción y se reor­ga­niza en lo que cono­ce­mos como home page, es en la tarde-noche cuando los encar­ga­dos de subir los tra­ba­jos actua­li­zan la tota­li­dad de las pági­nas. Hay quie­nes suben la infor­ma­ción y la reor­ga­ni­zan pre­sen­tando las modi­fi­ca­cio­nes en el diseño y ubi­ca­ción de los ele­men­tos de la pan­ta­lla cada 20 minu­tos, según se desa­rro­llen los acon­te­ci­mien­tos en el ámbito eco­nó­mico, polí­tico, social, etcé­tera. No tene­mos una noti­cia más impor­tante para todo el día; la ubi­ca­ción y la apa­ri­ción de ellas cam­bia según se pre­sen­ten las informaciones.

Es pre­ci­sa­mente aquí donde el género en su redac­ción sufre cier­tas varia­bles. En los medios de comu­ni­ca­ción on line, sobre todo en las noti­cias que actua­li­zan la infor­ma­ción, no se aplica el prin­ci­pio de la pirá­mide inver­tida. Es a lo largo de una serie de párra­fos, en pro­me­dio cua­tro y por nive­les de pro­fun­di­za­ción, donde se dan a cono­cer los ele­men­tos más impor­tan­tes y tras­cen­den­ta­les de la infor­ma­ción. El lead pre­senta lo más impor­tante, pero no se da res­puesta a las cinco pre­gun­tas básicas.

Ele­men­tos de la ciber­no­ti­cia: Titu­lar, lead, hiper­tex­tua­li­dad, con­te­nido, for­mato de con­sulta, opcio­nes de com­par­tir por redes socia­les, inter­ac­ti­vi­dad, con­tacto con el autor, infor­ma­ción del autor, ubi­ca­ción, nive­les de con­sulta, audio, video, ima­gen, pies de foto­gra­fía, info­gra­fía fija, info­gra­fía ani­mada, info­gra­fía con soni­dos, víncu­los con otros contenidos.

En el ciber­me­dio ubi­ca­mos una mayor con­tex­tua­li­za­ción e infor­ma­ción com­pleta. Resulta impor­tante que cada uni­dad redac­cio­nal perio­dís­tica tenga enla­ces hiper­tex­tua­les e hiper­me­dia hacia ele­men­tos que se refie­ren al mismo tema. Esto le da pro­fun­di­dad, corre­la­ción a la infor­ma­ción y per­mite enten­der la ubicación.

Las posi­bi­li­da­des que la tec­no­lo­gía ofrece a las edi­cio­nes digi­ta­les per­mi­ten a los medios abar­car otros sec­to­res del mer­cado como ciu­da­da­nos en el extran­jero y per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das, aun­que ésta es una herra­mienta que pocos medios han utilizado.

Las edi­cio­nes digi­ta­les cuen­tan con carac­te­rís­ti­cas que faci­li­tan a los usua­rios su con­sulta. Ade­más de los recur­sos mul­ti­me­dia, todos los medios ana­li­za­dos cuen­tan con la opción de cam­biar el tamaño de la fuente, con­sul­tar las noti­cias en otros dis­po­si­ti­vos por­tá­ti­les y en otros for­ma­tos. Pue­den enviarse las noti­cias a un correo elec­tró­nico para con­sul­tarse des­pués; otro ser­vi­cio es impri­mir las noti­cias. La mayo­ría de los medios infor­ma­ti­vos cuen­tan con redes socia­les en las que divul­gan los titu­la­res de sus publi­ca­cio­nes, y per­mi­ten a cual­quier usua­rio uti­li­zar las redes socia­les para com­par­tir las noticias.

 

Cibe­ren­tre­vista

Los usua­rios rea­li­zan las entre­vis­tas en tiempo real, con lo cual el ciber­ciu­da­dano cobra el papel de perio­dista por­que es él quien pre­gunta. Tam­bién apa­re­cen las entre­vis­tas tra­di­cio­na­les, pero la dife­ren­cia es la cons­truc­ción hiper­me­dia, hiper­tex­tual y la inter­ac­ti­vi­dad. Hay dos ele­men­tos que des­ta­can: la dife­ren­cia de la entre­vista analó­gica y la ciberentrevista.

a) La impo­si­ción de la agenda set­ting. El usua­rio no escoge a su entre­vis­tado: es el pro­pio ciber­me­dio el que –en razón de la agenda set­ting, del cum­pli­miento con el dere­cho a la infor­ma­ción de los ciu­da­da­nos y de los intere­ses eco­nó­mi­cos o polí­ti­cos– esta­blece a quién se entrevista.

b) Apor­ta­ción al perio­dismo ciu­da­dano. El usua­rio se siente como un perio­dista más: esta­blece cuá­les son las pre­gun­tas y las for­mas de hacerlo a quien con­si­dera rele­vante para plan­tearle dife­ren­tes cues­tio­na­mien­tos en torno a cier­tos temas.

La entre­vista puede pre­sen­tarse en trans­mi­sión directa; el perio­dista o el usua­rio pre­gunta y simul­tá­nea­mente se pre­senta en el ciber­me­dio. Otra forma que puede darse de manera simul­tá­nea es que se graba la entre­vista y luego se pre­senta al usua­rio; por supuesto que en este segundo momento no hay interactividad.

En el chat de manera simul­tá­nea pre­gun­ta­mos y nos res­pon­den en un sen­tido más infor­mal que la ante­rior. Los chats fue­ron de los pri­me­ros ele­men­tos que los ciber­me­dios desa­rro­lla­ron por­que antes de las redes socia­les eran los de mayor inter­ac­ti­vi­dad y con­tacto entre los ciberusuarios.

Una de las gran­des des­ven­ta­jas en estos dos tipos de entre­vis­tas es que el usua­rio no es un perio­dista y no tiene la for­ma­ción como tal; resulta fre­cuente ver cómo se des­per­di­cian los bytes en este tipo de ejer­ci­cio perio­dís­tico. Es decir, se delega una fun­ción pro­pia del perio­dista; aun­que ello no sig­ni­fica que esté com­ple­ta­mente mal, lo cierto es que en un espa­cio perio­dís­tico debe equi­li­brarse la inter­ven­ción del ciu­da­dano y el papel pro­ta­gó­nico por el cono­ci­miento y la res­pon­sa­bi­li­dad que tiene el periodista.

 

Ciber­cró­nica y cibereportaje

En estos géne­ros pode­mos hablar de que la estruc­tura y el fondo per­ma­ne­cen. La dife­ren­cia radica en el recurso mul­ti­me­dia que tie­nen en cada una de las sec­cio­nes, pues se con­vier­ten en géne­ros mul­ti­me­dia. En las Escue­las de Comu­ni­ca­ción, ense­ña­mos los géne­ros perio­dís­ti­cos según  las pecu­lia­ri­da­des lin­güís­ti­cas de cada medio. Sin embargo, aquí radica la dife­ren­cia: se con­cep­tua­liza el género mul­ti­me­dia como una uni­dad redac­cio­nal donde el audio, el video, la info­gra­fía, deben inte­grarse per­fec­ta­mente en el texto.

En un medio tra­di­cio­nal cerca del 90% de la infor­ma­ción que inves­ti­ga­mos no se publica. Con las posi­bi­li­da­des que ofre­cela Inter­ne­ten cuanto a capa­ci­dad de trans­mi­sión, nin­guna infor­ma­ción que el perio­dista desee publi­car, se queda sin difun­dir. Por supuesto que eso irá por nive­les de pro­fun­di­za­ción que desee el usuario.

Ade­más, al lograr la per­so­na­li­za­ción de estos nue­vos medios, cada usua­rio selec­ciona la infor­ma­ción que quiere cono­cer. La capa­ci­dad de trans­mi­tir datos a tra­vés de las redes tele­má­ti­cas per­mite que el usua­rio pueda pro­fun­di­zar en los temas que a él le interesan.

 

Ciber­gé­ne­ros de opinión

En este nuevo medio, gra­cias a la inter­ac­ti­vi­dad, el lec­tor se con­vierte en un arti­cu­lista o colum­nista más. Los medios on line deman­dan deter­mi­na­das opi­nio­nes, por lo que el usua­rio envía su infor­ma­ción al ser­vi­dor del dia­rio, en donde suele estar ins­ta­lado un pro­grama para que pro­cese los comentarios.

De hecho se habla pre­ci­sa­mente del éxito de la red por las amplias posi­bi­li­da­des que ofrece el medio para comu­ni­carse con él. La retro­ali­men­ta­ción es casi inme­diata. Todo depende del ser­vi­dor para que la opi­nión, infor­ma­ción o res­puesta lle­gue a quie­nes noso­tros desee­mos. Se pre­senta una bidi­rec­ción donde el emi­sor y el recep­tor se encuen­tran en el mismo plano, al menos en teo­ría y en posibilidades.

Con los temas de debate y las dis­cu­sio­nes en grupo que se encuen­tran en la mayo­ría de los ciber­me­dios, los usua­rios y los medios logran una ver­da­dera comu­ni­ca­ción. De esta manera se ter­mina esa rela­ción uni­la­te­ral, uni­di­men­sio­nal y uni­di­rec­cio­nal. Nace el artículo y la columna del público, que no se ubica en la radio, tele­vi­sión y prensa, tradicionales.

Ciber­co­lumna: Esta­blece la columna igual que en el impreso; la dife­ren­cia radica en el espa­cio digi­tal; el usua­rio conoce quién es el colum­nista, el per­fil que tiene en su bio­gra­fía y la heme­ro­teca de sus colum­nas ante­rio­res.  Asi­mismo per­mi­ten com­par­tir la columna a tra­vés de las redes socia­les como son: Face­book, Tech­no­rati, Twit­ter, ser­vi­cio de RSS, etcetera.

Apa­rece la ima­gen del ciber­co­lum­nista: esto es muy sig­ni­fi­ca­tivo por­que per­mite una cer­ca­nía psi­co­ló­gica entre quien emite el men­saje y el usua­rio. Sin embargo, ello sólo se pre­senta en los ciber­me­dios más desa­rro­lla­dos. La inter­ac­ti­vi­dad es nula (menor al 2%). Rea­li­za­mos una inves­ti­ga­ción en torno a los géne­ros de opi­nión mexi­ca­nos y extran­je­ros y lo cierto es que al emi­sor del men­saje no le interesa saber lo que piensa el recep­tor. La comu­ni­ca­ción es inexis­tente. ¿Quién los lee y escu­cha? Pare­ciera que el mismo emisor.

Cibe­rar­tículo: En el artículo tam­bién con­ta­mos toda­vía con el mismo texto que en el impreso. Las dife­ren­cia radica en que se pre­senta la bio­gra­fía del autor, su currí­cu­lum vitae y algu­nos de los artícu­los ante­rio­res. Es impor­tante des­ta­car que esos artícu­los tam­bién cuen­tan con los ser­vi­cios de envío por correo elec­tró­nico, reduc­ción del tamaño de letra, aumento del tamaño de letra e impri­sión. Se puede com­par­tir el artículo a tra­vés de las redes socia­les como son: Face­book, Tech­no­rati, Twit­ter y ser­vi­cio de RSS.

En este ciber­gé­nero tam­bién la inter­ac­ti­vi­dad es mínima, pues no existe una retroalimentación.

Cibe­re­di­to­rial: Como sabe­mos, el edi­to­rial es la pos­tura que tiene el medio de comu­ni­ca­ción frente a cier­tos acon­te­ci­mien­tos o temas de inte­rés social. Hasta el momento, tal cibe­res­pa­cio perio­dís­tico es el mismo que se pre­senta en el medio impreso. No hay tam­poco inter­ac­ti­vi­dad con los usua­rios. Lo que obser­va­mos en la cons­truc­ción de los ciber­me­dios es pre­ci­sa­mente la lec­tura hiper­tex­tual; por ejem­plo en el edi­to­rial de The Washing­ton Post se publi­can los hiper­víncu­los a otros textos.

 

Géne­ros emergentes

Tal vez los foros pue­den ser con­si­de­ra­dos como un nuevo género del perio­dismo on line, ya que a tra­vés de una comu­ni­ca­ción directa, el usua­rio de Inter­net con­duce la entre­vista a un per­so­naje famoso. Al hacerla en vivo, de manera simul­tá­nea, el usua­rio toma el papel de perio­dista, pre­gunta lo que nece­sita, lo que desea. Pos­te­rior­mente, una vez tras­mi­tida la entre­vista de manera simul­tá­nea, el mismo medio de comu­ni­ca­ción con­ti­núa pre­sen­tán­dola diferida.

Otro género emer­gente es la encuesta: aquí los usua­rios opi­nan acerca de los temas que deter­mina el ciber­me­dio como impor­tan­tes desde el punto de vista perio­dís­tico. Sin embargo hay algu­nos ciber­me­dios que le dan al usua­rio la posi­bi­li­dad de ele­gir los temas en los cua­les se esta­blezca una encuesta. La encuesta no tiene una repre­sen­ta­ti­vi­dad esta­dís­tica, por lo que no tie­nen una vali­dez real, pero lo que sí tiene es un refe­rente. Por ejem­plo, el Clarín.com todos los días publica un nuevo tema para que el usua­rio vote.

El foro de dis­cu­sión y el blog tam­bién los pode­mos con­si­de­rar como espa­cios ciber­pe­rio­dís­ti­cos cuando tocan temas de rele­van­cia infor­ma­tiva. Los foros per­mi­ten la inter­ac­ti­vi­dad y el blog pre­senta la infor­ma­ción de una manera más sen­ci­lla y ami­ga­ble para el usuario.

La info­gra­fía, esa recons­truc­ción vir­tual de los acon­te­ci­mien­tos, surge como un género más. No tanto como com­ple­mento sino como un recurso que pre­senta un suceso. En Inter­net, las posi­bi­li­da­des de desa­rro­llo son muy amplias, info­gra­fía fija, en movi­miento, con audio, etcetera.

Los géne­ros perio­dís­ti­cos se han vuelto géne­ros mul­ti­me­dia; no es reco­men­da­ble que los medios de comu­ni­ca­ción on line sean una ver­sión elec­tró­nica de los tra­di­cio­na­les; son la inte­gra­ción de los tres medios masi­vos de comu­ni­ca­ción: radio, tele­vi­sión y prensa, con la ven­taja de cada uno. Lo que hoy cono­ce­mos como el ciber­me­dio se ha con­ver­tido en un medio de comu­ni­ca­ción que reúne la pro­fun­di­dad de la prensa escrita, la simul­ta­nei­dad de la radio y la ima­gen de la televisión.

Es la con­ver­gen­cia del texto, la voz, la música, la ima­gen fija, el video y los recur­sos de la info­gra­fía. Su pre­sen­ta­ción es más moderna y forma parte del para­digma de las Nue­vas Tec­no­lo­gías dela Infor­ma­cióny Comu­ni­ca­ción. Es impor­tante des­ta­car que muchos medios de comu­ni­ca­ción ya han apli­cado las rique­zas que les ofre­cen estos nue­vos recursos.

En los géne­ros perio­dís­ti­cos, sobre todo en la noti­cia, cró­nica y repor­taje, se empie­zan a pre­sen­tar los géne­ros hiper­me­dia con imá­ge­nes ani­ma­das, audio, etcé­tera. De hecho la info­gra­fía es uno de los ele­men­tos de mayor apoyo en la infor­ma­ción perio­dís­tica. La inclu­sión de mapas, foros y encues­tas, recu­rre al video, audio, omni­me­dia, grá­fico ani­mado, foto­ga­le­ría y animación.

Los blogs de los medios de comu­ni­ca­ción tam­bién se han con­ver­tido en espa­cios perio­dís­ti­cos emer­gen­tes, res­pal­da­dos por la marca del medio y sin una rigu­ro­si­dad perio­dís­tica. Es decir: cuando se enlaza a un blog, uno de los pri­me­ros refe­ren­tes en el usua­rio es la infor­ma­li­dad y la cer­ca­nía a éste.

Ciber­no­ti­cia para móvi­les: Es aquí donde se recu­pera el naci­miento de la noti­cia en su bre­ve­dad tele­grá­fica. El ciber­me­dio envía noti­cias en tan sólo una ora­ción. La pan­ta­lla del dis­po­si­tivo móvil es muy pequeña y quien cons­truye la ciber­no­ti­cia es pre­ci­sa­mente un ciberperiodista.

Un ejem­plo de ciber­no­ti­cia que se envía total­mente en mayús­cu­las y divi­di­das por sig­nos orto­grá­fi­cos de manera inco­rrecta de acuerdo con nues­tro idioma Español:

NO QUEREMOS DINERO SUCIO NI ARMAS DE EU:FCH/PROHIBE SENADO CHATARRAEN ESCUELAS; SEP Y SSA DEFINIRAN PRODUCTOS/PRESIDENTE CHINO, EL MASPODEROSO: FORBES.

 

Titu­la­res

Son más sim­ples. Se exige una sin­ta­xis ade­cuada, y de su estruc­tura correcta depende una fácil y rápida con­sulta. Como sabe­mos, el usua­rio de Inter­net, y de hecho el ciber­ciu­da­dano, hace una con­sulta más rápida. Se ve limi­tado en la mayo­ría de las oca­sio­nes por la cali­dad de las pan­ta­llas, pero aun así desea un titu­lar breve que lo ubi­que en la información.

Gene­ral­mente, el único ele­mento de la cabe­cera es un titu­lar que no va acom­pa­ñada de ante­tí­tu­los o sub­tí­tu­los. Esa situa­ción se observa prin­ci­pal­mente en la home page, es decir: hay que aho­rrar espa­cio en la pri­mera pan­ta­lla. Lo siguiente es poner títu­los de otras infor­ma­cio­nes o ser­vi­cios rela­cio­na­dos con el tema.

No existe un tamaño común de los titu­la­res. Cada medio ha esco­gido su pro­pio estilo. Sin embargo, com­pa­rando la página de un medio con la de un por­tal, gene­ral­mente en el medio se le da un poco de mayor altura al titu­lar. En un prin­ci­pio, el medio de comu­ni­ca­ción mane­jaba titu­la­res sub­ra­ya­dos, pero ello pro­vocó satu­ra­ción en su diseño y en la actua­li­dad son gene­ral­mente negros.

Ante­tí­tu­los: Mien­tras en los medios impre­sos los titu­la­res son ele­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos que traen la mayo­ría de las noti­cias, en las ciber­no­ti­cias o en la mayo­ría de los ciber­gé­ne­ros no se incor­po­ran los ante­tí­tu­los. Hay dos razo­nes: la pri­mera es la cla­ri­dad que debe­mos de tener con los tex­tos tanto en ima­gen como en con­te­nido. Si en la pan­ta­lla hay  satu­ra­ción de ante­tí­tulo, título y sub­tí­tulo, el usua­rio se desubicará.

Ade­más existe la razón del espa­cio: los medios digi­ta­les tie­nen el gran enri­que­ci­miento de que no pre­sen­tan la limi­tante de los espa­cios, pero sí existe la de la ubi­ca­ción en lahome page  y en la home page de cada enlace. No se puede satu­rar al usua­rio de tal manera que pro­vo­que una cen­sura visual por exceso y can­ti­dad de información.

Sub­tí­tu­los: La inten­ción es que entre el título y el ante­tí­tulo el espa­cio perio­dís­tico ya dio la infor­ma­ción sufi­ciente para enten­der de qué se trata la infor­ma­ción. Enten­da­mos que sobre todo en el ejer­ci­cio perio­dís­tico en Inter­net, lo hace­mos para usua­rios con un per­fil dis­tinto: gru­pos que bus­can pro­fun­di­dad y rapi­dez, gru­pos con una diver­si­dad en los hora­rios. Y Debe satis­fa­cerse esa demanda. Por ello, la pirá­mide inver­tida no se aplica en su totalidad.

 

Redes socia­les

El impacto de las Nue­vas Tec­no­lo­gías dela Infor­ma­cióny Comu­ni­ca­ción ha tenido dife­ren­tes momen­tos de trans­for­ma­ción. La apa­ri­ción de las redes socia­les ha impac­tado en todos los ámbi­tos de las con­ver­gen­cias digi­ta­les y del nuevo para­digma. Ade­más, es sig­ni­fi­ca­tivo reco­no­cer la nece­si­dad que tiene el ciber­pe­rio­dismo por tener mayor can­ti­dad de usua­rios, sobre todo incor­po­rar a la pobla­ción joven.

Por eso se han adap­tado estra­te­gias de vin­cu­la­ción entre los ciber­me­dios y las redes socia­les. En ello, el espa­cio encuen­tra los cana­les mul­ti­sa­lida y se da el ras­treo de impacto de las noti­cia en otros medios. No exis­ten datos pre­ci­sos de cuán­tos cibe­ru­sua­rios lle­gan a la infor­ma­ción perio­dís­tica a tra­vés de las redes socia­les y no de los pro­pios cibermedios.

Las herra­mien­tas para com­par­tir con­te­ni­dos son liga­das  de sitios que ofre­cen a los usua­rios de Inter­net un método para alma­ce­nar, orga­ni­zar, bus­car, admi­nis­trar y com­par­tir las pági­nas favo­ri­tas de Inter­net. La mayo­ría de los mar­ca­do­res socia­les per­mi­ten cate­go­ri­zar los con­te­ni­dos de su pre­di­lec­ción  mediante pala­bras clave. Todos estos ico­nos con­du­cen a ser­vi­cios exter­nos y ajenos.

Por ejem­plo, el Clarín.com tiene 49 blogs y el usua­rio se puede enla­zar a más de 100 redes socia­les, e incluso puede cons­truir su blog.  The Washing­ton Post tiene 152 blogs  y  Reforma.com 30 blogs. El obje­tivo de estos espa­cios es hacer­los más ami­ga­bles y cer­ca­nos a la pobla­ción joven.

El correo elec­tró­nico con­ti­núa siendo la prin­ci­pal acti­vi­dad del usua­rio de Inter­net. Sin embargo, el acceso a redes socia­les regis­tra un incre­mento en 2011. Algu­nas de las redes socia­les más emplea­das por los ciber­me­dios son: Face­book, Twit­ter, Digg, My Space, Save, Deli­cious, Res­qui, Tech­no­rati, Mixx, Meneame. De hecho cada medio puede crear su pro­pia red social como el caso de El País.com que tiene la red Eskup.

 

Biblio­gra­fía

Arma­ñan­zas, Emy; Díaz Noci, Javier y Meso, Koldo (1996): El perio­dismo elec­tró­nico. Bar­ce­lona: Edi­to­rial Ariel.

Armen­tia Vizueta, José Igna­cio; Cami­nos Mar­cet, José María; Elex­ga­ray Arias, Jon; Marín Muri­llo, Flora y Mer­chán Mora, Iker (2000): El Dia­rio Digi­tal. Bar­ce­lona: Ed. Bosch.

Canga, Lare­qui, J. (1999): La prensa y las nue­vas tec­no­lo­gías. Bil­bao: Ed. Deusto.

Cebrián, Juan Luis (1998): La Red. Madrid: Ed. Taurus.

Diaz, Javier y Meso Ayerdi, Koldo (1999): Perio­dismo en Inter­net. Bil­bao: Ser­vi­cio Edi­to­rial dela Uni­ver­si­dad del País Vasco.

Flo­res, Jesús y Alberto, Miguel (2001): Ciber­pe­rio­dismo. México: Ed. Limusa.

Fuen­tes I Pujol, Ma. Eulà­lia (1997): Infor­ma­ción en Inter­net. Bar­ce­lona: Ed. CIMS.

Islas, Octa­vio (2002). Explo­rando el cibe­res­pa­cio ibe­roa­me­ri­cano. México: Ed. CECSA.

Mar­tí­nez Vega, José Anto­nio (1998): El perió­dico elec­tró­nico: un nuevo medio de comu­ni­ca­ción para el ter­cer mile­nio. Madrid: Depar­ta­mento de Publi­ca­cio­nes e Inter­cam­bio Cien­tí­fico dela Uni­ver­si­dad Europea.

Mat­te­lart, Armand (1998): La mun­dia­li­za­ción de la comu­ni­ca­ción. Bar­ce­lona: Ed. Paidós.

Nava­rro, Lizy (2005): Comu­ni­ca­ción Mexi­cana en Inter­net. México: Fun­da­ción Manuel Buendía.

Nava­rro, Lizy (2002). Los perió­di­cos on line. México: Ed. U.A.S.L.P.

Sala­va­rría, R. Y Negredo, S. (2009): Perio­dismo inte­grado: con­ver­gen­cia de medios y reor­ga­ni­za­ción de redac­cio­nes. Bar­ce­lona: Sol90 Media.

Pro­fe­sora inves­ti­ga­dora dela Uni­ver­si­dad Autó­no­made San Luis Potosi.

Apropiación social de los géneros periodísticos

Mira­dor Europeo

  • Las  inno­va­cio­nes  técnico-comunicativas están dando un  vuelco  al  uso  de  los  géne­ros  perio­dís­ti­cos  tradicionales.
  • Si  la  con­si­de­ra­ción  y  enfo­que  de la  reali­dad  perio­dís­tica  depende  siem­pre  de  la  acti­tud  de  los  pro­fe­sio­na­les  a  la  hora  de  ele­gir  unos  u  otros,  con  la  lle­gada  de  Inter­net  y  las  redes  socia­les  se  cam­bia  de  pers­pec­tiva.  Los  géne­ros  ya  no  depen­den  sólo  de  la  con­cep­ción  de  los  profesionales.
  • Es  la  socie­dad  civil  la  que  tam­bién  inter­viene  para  ele­gir­los  y  recon­fi­gu­rar­los  con­forme  a  sus  acti­tu­des  ante  la  reali­dad  que  tiene  en  su  entorno.

Foto­gra­fía: “Nuevo iPad” por Est­her Var­gas @ Flickr

Por Mariano Cebrián Herreros

Publi­cado ori­gi­nal­mente en RMC 126

Hasta hace poco, los géne­ros han sido con­si­de­ra­dos de manera muy gene­ral, en un plano teó­rico, con esca­sas refe­ren­cias a los usos reales según los entor­nos cul­tu­ra­les, socia­les y edu­ca­ti­vos de los paí­ses, los medios y los pro­fe­sio­na­les. Pare­cía que todos los uti­li­za­ban con el mismo plan­tea­miento, inde­pen­dien­te­mente de la situa­ción social en la que cada uno se encon­trara. Era el uso pro­fe­sio­na­li­zado. En algu­nos casos se les ha con­si­de­rado como un corsé que no per­mi­tía fle­xi­bi­li­dad alguna, pero los géne­ros se han carac­te­ri­zado por su capa­ci­dad de inno­va­ción y aper­tura a otros expe­ri­men­tos para su reno­va­ción y ade­cua­ción a los esti­los per­so­na­les de sus usua­rios hasta lle­gar a gene­rar otros diferentes.

Se observa que los géne­ros mani­fies­tan tam­bién usos dis­tin­tos, espe­cial­mente por aque­llas comu­ni­da­des y pro­fe­sio­na­les con deseos alter­na­ti­vos y de com­pro­miso social de bús­queda de otros modos de comu­ni­ca­ción que tra­tan de impli­car a los pro­duc­to­res y recep­to­res de men­sa­jes, lo cual ha con­du­cido cada vez más a una fusión en torno al con­cepto de pro­su­mi­dor en cuanto que los usua­rios los emplean indis­tin­ta­mente para pro­du­cir sus men­sa­jes, reci­bir los de otros y enta­blar un inter­cam­bio. Ello ha dado cada vez más fuerza a la dia­lo­gi­za­ción de los géneros.

Se apre­cian asi­mismo otros usos por parte de las empre­sas e ins­ti­tu­cio­nes según sus pro­pias orien­ta­cio­nes. La con­cep­ción, por ejem­plo, de la entre­vista por parte de un direc­tor de comu­ni­ca­ción o de un perio­dista empre­sa­rial e ins­ti­tu­cio­nal no es sobre la for­mu­la­ción de las pre­gun­tas para obte­ner la mejor infor­ma­ción posi­ble, sino cómo apor­tar la res­puesta que favo­rezca a la enti­dad y con­siga lle­var el men­saje deseado a sus des­ti­na­ta­rios fina­les, a los públi­cos con­cre­tos a los que quiere lle­gar. La apli­ca­ción no es ya la del entre­vis­ta­dor sino la del entrevistado.

A estos dos enfo­ques se añade ahora el de la socie­dad civil. Los usua­rios ini­cian su pro­pio desa­rro­llo de los géne­ros. Se apro­pian de ellos y gene­ran otros nue­vos. En estos usos socia­les hay una carac­te­rís­tica común. Todos los géne­ros giran en torno al inter­cam­bio de men­sa­jes, al diá­logo, a la con­ver­sa­ción. Ya no es el uso per­so­nal de un pro­fe­sio­nal para codi­fi­car y difun­dir su infor­ma­ción. Ahora son los usua­rios quie­nes los adap­tan en las inter­re­la­cio­nes comu­ni­ca­ti­vas de unos con otros.

Las modi­fi­ca­cio­nes en los géne­ros tra­di­cio­na­les vie­nen ya de tiempo atrás den­tro de los pro­pios medios de comu­ni­ca­ción. Los pro­fe­sio­na­les emplea­ban los géne­ros de relato para des­cri­bir y narrar unas reali­da­des desde su punto de vista. Con el tiempo han ido incor­po­rando par­cial­mente el punto de vista de los pro­ta­go­nis­tas, tes­ti­gos y exper­tos de los hechos y de las opi­nio­nes aje­nas. Los géne­ros noti­cia, repor­taje, cró­nica y otros han ido abrién­dose para inte­grar decla­ra­cio­nes, opi­nio­nes y tes­ti­mo­nios de otras personas.

El perio­dista ha ido cam­biando hacia una acti­tud de hil­va­na­dor de pun­tos de vista aje­nos aun­que, cier­ta­mente, sin aban­do­nar su relato per­so­nal de los hechos y opi­nio­nes. Es más, los géne­ros basa­dos en el diá­logo del perio­dista con otras per­so­nas por­ta­do­ras de infor­ma­ción como las entre­vis­tas, encues­tas, deba­tes y otras moda­li­da­des, tam­bién han ido redu­ciendo la pre­sen­cia del perio­dista hasta que­dar en un segundo plano. Esto se ha com­pro­bado en el incre­mento de géne­ros de par­ti­ci­pa­ción en la prensa mediante las sec­cio­nes de las Car­tas al Direc­tor, la pre­sen­cia de la voz de los oyen­tes en los pro­gra­mas de radio y visua­li­za­ción cor­po­ral y ges­tual de los espec­ta­do­res en tele­vi­sión para pre­gun­tar direc­ta­mente a las per­so­na­li­da­des invi­ta­das o expo­ner su narra­ción, su opi­nión e inter­pre­ta­ción de los hechos.

No obs­tante, en todas estas inno­va­cio­nes siem­pre ha estado pre­sente la figura del perio­dista como media­dor, coor­di­na­dor o con­tro­la­dor de la par­ti­ci­pa­ción. La apli­ca­ción con­creta de cada género sigue depen­diendo de la figura del pre­sen­ta­dor. Es su estilo per­so­nal el que con­fi­gura en con­creto la con­cep­ción gene­ral de los géneros.

El cam­bio que se pro­duce en Inter­net es radi­cal. Frente a los usos indi­vi­dua­les de los perio­dis­tas de medios y de los perio­dis­tas de empre­sas e ins­ti­tu­cio­nes se pasa a una apro­pia­ción social plena de los géne­ros. En Inter­net y en las redes socia­les, los géne­ros pre­do­mi­nan­tes son de los usua­rios. Es decir, per­te­ne­cen a los usos de los inter­nau­tas, blo­gue­ros y twit­te­ros, según sus pro­pios modos de con­ce­bir­los y desarrollarlos.

Los correos elec­tró­ni­cos, los foros, los chats, las audio­con­fe­ren­cias, las video­con­fe­ren­cias, las encues­tas auto­má­ti­cas, los inter­cam­bios de men­sa­jes en los blogs o las inter­ven­cio­nes redu­ci­das como máximo a 140 carac­te­res en Twit­ter, cada uno con su tri­ple dimen­sión de posi­bi­li­da­des de nave­ga­ción, de enla­ces y de inter­ac­ti­vi­dad sin media­ción alguna de pro­fe­sio­na­les, mar­can el salto al uso com­par­tido de los géne­ros, a que sea la socie­dad no pro­fe­sio­nal la que maneje los géne­ros a su gusto, con las inno­va­cio­nes que quiera de for­mas de expre­sión, de len­guaje escrito, visual, sonoro, audio­vi­sual y mul­ti­me­dia, y la que los adapte a sus nece­si­da­des con­cre­tas. Es la desa­pa­ri­ción de los inter­me­dia­rios. Existe el impulso ini­cial de un pro­mo­tor como en los blogs, pero al final es la liber­tad de los usua­rios la que los enfoca de una manera u otra. Cabe, en este caso, el con­trol e incluso la mani­pu­la­ción del impul­sor, pero rápi­da­mente apa­re­cerá el cho­que con los usua­rios que se vean perjudicados.

El diá­logo se esta­blece entre los usua­rios de Inter­net y algu­nas per­so­na­li­da­des, espe­cial­mente en aque­llas webs pro­mo­vi­das por los medios, empre­sas o ins­ti­tu­cio­nes. Son los usua­rios los que tam­bién pue­den pro­mo­ver noti­cias, opi­nar en los deba­tes, aña­dir comen­ta­rios, par­ti­ci­par en encues­tas. Se trata de una apro­pia­ción bas­tante par­cial ya que el poder del desa­rro­llo de cada género sigue reca­yendo en el con­tro­la­dor de la web que puede fomen­tar unos u otros géne­ros según sus pro­pios intereses.

Junto a ésta apa­rece otra apro­pia­ción total: los géne­ros emplea­dos en las redes socia­les. Son los usua­rios los que gene­ran sus blogs, sus chats y sus inter­ven­cio­nes en cual­quiera de las for­mas de comu­ni­ca­ción pro­pi­cia­das por cada red. Es el diá­logo entre los pro­pios usua­rios sin más inter­me­dia­cio­nes que la de la pla­ta­forma que orga­niza la infra­es­truc­tura: la cons­truc­ción rea­lista del diá­logo social sobre la vida coti­diana de los usuarios.

Si los perio­dis­tas de medios han extraído de la reali­dad los hechos rele­van­tes, excep­cio­na­les y extra­or­di­na­rios, y los perio­dis­tas empre­sa­ria­les e ins­ti­tu­cio­na­les han ele­gido los hechos que favo­re­cen a sus cor­po­ra­cio­nes, ahora los usua­rios hablan de sus vidas coti­dia­nas, de lo que les pasa y obser­van a su alre­de­dor, de lo ordi­na­rio y de lo extra­or­di­na­rio; no bus­can el inte­rés masivo: se intere­san por expo­ner las expe­rien­cias que pue­dan intere­sar a su grupo de ami­gos y, tal vez, conec­tar con la curio­si­dad e inte­rés de otros hasta con­se­guir que le sigan muchos más usua­rios que los que pue­den tener algu­nos de los hechos selec­cio­na­dos y difun­di­dos por los medios.

En la apro­pia­ción social de los géne­ros pre­do­mina la aper­tura a la con­ver­sa­ción den­tro de las pecu­lia­ri­da­des de unos y otros, y si esto no es sufi­ciente se crean otros. Los pro­pios medios han tenido que asu­mir, asi­mi­lar y exhi­bir como un valor aña­dido a sus infor­ma­cio­nes los diver­sos modos de diá­logo y entrega a la inter­ven­ción de sus segui­do­res por Inter­net y las redes sociales.

Esto no quiere decir que des­apa­rez­can las visio­nes y usos ante­rio­res de los géne­ros. Se man­tie­nen, pero con unos cam­bios y fle­xi­bi­li­da­des impor­tan­tes. Junto al plan­tea­miento del medio y de los pro­fe­sio­na­les la apro­pia­ción social de los géne­ros intro­duce las carac­te­rís­ti­cas de los usos, apli­ca­cio­nes e inter­re­la­cio­nes reales. Así pue­den apre­ciarse las siner­gias entre los géne­ros en las entre­vis­tas de prensa y las de las webs al remi­tir de unas a otras para apre­ciar­las en su tota­li­dad, con otros ras­gos, incluso con el regis­tro de voz e ima­gen para que se apre­cien los mati­ces de cada inter­ven­ción. Lo mismo se observa entre los géne­ros de la radio y tele­vi­sión tra­di­cio­na­les y los de la cibe­rra­dio y ciber­te­le­vi­sión. Donde más sobre­sale la muta­ción es en los géne­ros nati­vos de Inter­net y de las redes socia­les. De hecho, ya no que­dan medios que no hayan incor­po­rado una vin­cu­la­ción directa con Face­book, Twit­ter, Lin­ke­din u otras redes socia­les o que no mues­tren correos elec­tró­ni­cos, blogs, chats y otras for­mas de inter­re­la­cio­narse con los usua­rios: com­par­tir la infor­ma­ción, enviár­sela a otras per­so­nas, soli­ci­tar un comen­ta­rio, fomen­tar la opción de votar en torno a diver­sas cues­tio­nes. Todo ello genera otros modos de enfo­car los géne­ros y unas siner­gias entre unos y otros.

Ya no es posi­ble ana­li­zar en la actua­li­dad los géne­ros de manera glo­bal si no se tie­nen en cuenta las tres gran­des dimen­sio­nes de usos: la perio­dís­tica pro­fe­sio­nal de los medios, la de los perio­dis­tas empre­sa­ria­les e ins­ti­tu­cio­na­les y la de los usua­rios de Inter­net y de las redes socia­les, y en par­ti­cu­lar las reper­cu­sio­nes y siner­gias que esta última inno­va­ción está teniendo sobre las dos anteriores.

Los géne­ros han dejado de ser unas herra­mien­tas exclu­si­vas de los perio­dis­tas y pasan a per­te­ne­cer a todos los usua­rios. La socie­dad se ha apro­piado tam­bién de los géne­ros para impri­mir en ellos su carác­ter de diá­logo social y demás pecu­lia­ri­da­des expre­si­vas y modos de con­ce­bir la autén­tica comu­ni­ca­ción entre todos los usua­rios pro­duc­to­res y consumidores.

 

Cate­drá­tico de la Uni­ver­si­dad Com­plu­tense de Madrid. Correo elec­tró­nico:marceb@ccinf.ucm.es

Fuente: http://mexicanadecomunicacion.com.mx/rmc/page/7/?s=FACEBOOK

Anuncios

Acerca de emartinchuk

Periodista, MP 10166. Se desempeño en el área de Noticias de los canales 9, Teledos, 7 y TELEFE. Socio Fundador de la Asociación Iberamericana de Periodistas Especializados y Técnicos (AIPET) Capítulo Argentino. Fue Docente en la Cátedra de TV en la Universidad del Salvador. Fue Coordinador en el Servicio Iberamericano de Noticias con sede en Madrid,(RTVE) España. Editor del Capítulo Argentino para la Cadena Eco de México. Fue Docente, Rector en la Escuela de Periodismo Círculo de la Prensa. Edito los libros "Federalización de la información" (1995), ISBN 9508130466 "Televisión para Periodistas: un enfoque práctico".1ra Edición 2002 ISBN 9871004125 2da Edición 2007 ISBN: 9789871004126 Documentales: "Los Quilmes: la última Resistencia".(1995) http://youtu.be/Z-XWOnIHZio Idea y Producción: "Luz, cámara, red" (1996-97) http://youtu.be/PfNrBokU6m4 Colaborador en medios argentinos y del exterior sobre temas de comunicación. Editor en Noticongreso.wordpress.com, Periodismo Parlamentario en temas de Ciencia, Tecnología, Salud, Ambiente y Energía. Designado “Directivo Decano de Honor y Dignidad”, en el grado de “Magister Laudet” por la Asociación de Rectores de la República Argentina y la Asociación de Directivos Argentinos al cumplir 30 años en la docencia. Por Resolución 327-2014 la Honorable Academia Mundial de Educación ha instituído el Título Honorífico de Doctor Honoris Causa, reconociendo sus logros profesionales y su admirable trayectoria de trabajo en favor de la Educación Mundial. Como parte de la socialización del conocimiento pueden leer en cualquier sistema digital o imprimir gratis los siguientes E-Books Belgrano: Una mente brillante http://issuu.com/gaceta21/docs/belgrano/0 ISBN 9789873356087 Como Estudiar: Manual Práctico http://issuu.com/gaceta21/docs/comoestudiar ISBN 9789873348679 Ser Periodista http://issuu.com/gaceta21/docs/ser_periodista ISBN 978-987-33-7147-9

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: