//
estás leyendo...
Uncategorized

Comunicaciones y protesta social en el Siglo XXI

El comienzo Siglo XXI puede ser recordado por la irrupción de las tecnologías de informática y comunicaciones (internet, redes sociales, smarthphones, tablets, etc.) y sus consecuencias en la sociedad. De hecho, una de las influencias más notables y una evolución inesperada, ya en la segunda década de este siglo, es el nuevo fenómeno de las manifestaciones sociales y populares, tan poderosas e impactantes que hasta derriban gobiernos alrededor de todo el mundo. La protesta social, la evolución tecnológica y la inoperancia en la gestión de comunicaciones de gobierno son fenómenos íntimamente relacionados entre sí, y cuya comprensión constituye una obligación para los comunicadores.

La primera protesta social moderna comenzó el 18 de diciembre de 2010 en Túnez, desatando un fenómeno que algunos especialistas denominaron “la primavera árabe”, y que redundó en manifestaciones sociales y caídas de gobiernos en varios países de la región. En 2011 Londres se sorprendió con una serie de protestas en barrios marginales, y que hicieron temer la extensión de los movimientos de protesta a Europa. En América Latina, Venezuela y Argentina han tenido distintos tipos de protesta en tiempos recientes – todas pacíficas, y ninguna de la magnitud de las anteriores-, y Chile enfrentó una muy importante protesta estudiantil que duró meses. Sin embargo, el fenómeno que verdaderamente impactó a América Latina es la protesta social desatada en Brasil, cuyas causas, explicaciones y consecuencias intrigan a los especialistas de toda la región, y en particular a los gobiernos.

Los reclamos de las diferentes protestas alrededor del mundo tienen algunos puntos en común y varios diferentes, de acuerdo a la situación económica, social y política de cada país. En los países árabes el reclamo de mayor libertad y participación política se mezclaba con expectativas de mejoras económicas y sociales. En Chile el acceso masivo a los beneficios de la educación fue el mensaje dominante. En Brasil se unen también el reclamo al acceso masivo de los beneficios del progreso – infraestructura, educación, salud -, la disminución de la marginalidad, la inclusión social y el combate a la corrupción.

Gobiernos y políticos en general enfrentan las protestas con una mezcla de temor, sorpresa e incertidumbre. Sin embargo, un factor común en la mayoría de los casos es la incomprensión de la protesta misma y la ineficiencia total en acertar con estrategias para enfrentarla. Mientras que los políticos opositores y muchas veces del propio gobierno suelen subirse al reclamo popular una vez iniciado y hacen suyos las proclamas, en general se enfrenta el conflicto con respuestas más apropiadas al Siglo XX que al XXI. La primera respuesta, generalmente ineficiente, ha sido la represión militar y policial. En la mayoría de los países árabes, paradójicamente, terminó generando enfrentamientos armados que finalmente derribaron a los propios gobiernos. Una segunda respuesta, igualmente estéril, ha sido el intento de controlar los medios de comunicación y las redes sociales, un reflejo manipulador propio de los gobiernos autoritarios del siglo pasado.

Llegados a este punto cabe una pregunta: ¿Dónde estuvieron en esos momentos los “expertos” en comunicación? ¿Qué estaban haciendo exactamente los supuestamente especialistas en detectar los mensajes de la población y ofrecer un diálogo convincente? Al respecto sólo se me ocurren tres respuestas posibles:

1. No estuvieron.
2. Estuvieron allí, aunque dominados por un poder político anacrónico y equivocado.
3. Estuvieron, pero fueron totalmente ineficientes en el diagnóstico de la situación y la gestión de herramientas para enfrentar el conflicto.

Como hemos dicho anteriormente en esta columna, una de las innovaciones más disruptivas de comienzos del presente siglo ha sido la aparición virtualmente simultánea de dos fenómenos absolutamente convergentes y que se potencian entre sí: los dispositivos móviles y las redes sociales e internet en general. Los dispositivos móviles llevan la información o la posibilidad de compartir información en tiempo real a cualquier lugar, gracias a su acceso amplio a internet y redes sociales. Estas, a su vez, son la plataforma donde los usuarios comparten historias, información, perspectivas y conversaciones.

En el siglo XIX los gobiernos europeos y de otras regiones construyeron sistemas de poder basados en una pirámide de autoridad descendente, en donde las clases gobernantes establecían las reglas de juego para toda la sociedad. La competencia política y económica de aquellos años, basada en fuertes sentimientos nacionalistas, llevó a que toda la sociedad se alinease al nuevo esquema, desde la educación hasta los incipientes medios de comunicación, desde la estructura militar hasta la organización política.

La revolución tecnológica asociada a los medios de comunicación minó esa organización, dando comienzo a un proceso de destrucción de estructuras que ya lleva algunas décadas. En primer lugar, es indudable la influencia que la Radio y otros medios ejercieron en minar la endeble construcción política y social de los países de la esfera soviética, derrumbándose finalmente en la última década del siglo pasado. Paralelamente, tanto la televisión por cable como satelital multiplicaron las opciones de canales para ver, y de este modo acabaron con los monopolios informativos, permitiendo a las audiencias extender sus miradas a otros intereses, desde un noticiero en otro idioma hasta un documental sobre una manada de leones en la sábana africana. Por lo tanto, la audiencia ya no estaba obligada a ver sólo 3 ó 4 canales de televisión, sino que podía acceder a decenas de ellos. Por último, irrumpieron internet y los dispositivos móviles, acabando con los últimos vestigios de dominio informativo y educación formal de acuerdo a los viejos parámetros.

Las protestas modernas se organizan y coordinan por internet, cuya información se transmite a través de los dispositivos móviles incluso durante su propia ejecución. Todas las consignas y los comentarios se comparten abierta y masivamente: hora y lugar de encuentro; los desplazamientos; las consignas políticas; las opiniones y reflexiones. Las nuevas tecnologías permiten que se acceda a la información de forma inmediata, a una velocidad superior a la del control del gobierno. Resumiendo, inmediatez y masividad son dos atributos de las nuevas tecnologías que potencian la protesta social.

En ocasiones anteriores, hemos compartido nuestra visión sobre cómo las nuevas tecnologías afectan a las comunicaciones corporativas. Los gobiernos y sus comunicadores deberían aprender de algunas reglas que también los están impactando:

• El control se acabó: Décadas atrás se podía “controlar” unos pocos medios y con ello a la opinión pública. Ahora el control se acabó. En el mejor de los casos, se participa en la discusión pública en su propio terreno, las redes sociales.

• No hay líderes: Muchos movimientos políticos aprovecharon la inestabilidad generada durante la protesta social para sacar sus réditos. Pero en principio, la mayor parte no tiene líderes, y por lo tanto no alcanza con encarcelar a unos cuantos. El líder es la población misma, de manera anónima y masiva. Brasil es un buen ejemplo de ello.

• La pirámide se aplastó: La tradicional pirámide informativa, con unos líderes de opinión que influencian a otros, y así sucesivamente, está dejando paso a una red informativa absolutamente amorfa, masiva y anónima. Siempre existen unas figuras más activas que otras, pero sus seguidores ya no se alinean detrás, sino que están en el mismo plano leyendo y comentando las noticias en los sitios sociales.

• Las redes no adoctrinan: Las redes están para informar y proveer conocimientos, intercambiar opiniones, conversar y opinar. Por lo tanto, de nada sirve intentar controlar, sino que todo pasa por participar.

Por lo tanto, es importante aprender cómo los cambios tecnológicos modifican los procesos comunicativos y en consecuencia influyen en la sociedad. Este es un fenómeno sumamente dinámico que promete no detenerse, lo cual obliga a los comunicadores a actualizar su conocimiento a la misma velocidad que la tecnología, que se actualiza a sí misma sin cesar.

 

Gustavo Wrobel

Doctor en Comunicaciones y Licenciado en Periodismo. En el campo académico, ha sido frecuentemente jurado de tesis doctorales y de premios del área de comunicación. Ofrece charlas en las universidades y otras instituciones importantes. Adicionalmente, es miembro de diversas asociaciones profesionales.

Trabajó para Motorola Solutions en la región de América Latina y el Caribe por quince años, nueve como director de Comunicaciones de la región, donde fue responsable tanto del desarrollo e implementación de las políticas de comunicación externa y relaciones públicas de la compañía como de las relaciones con analistas de la industria. Esto implica la gestión relacionada a comunicación interna y externa, conflictos y crisis, RSE y las estrategias de comunicación de la compañía.

 

Columna extraída de ABERJE – Asociación brasilera de comunicación empresarial –  http://www.aberje.com.br/

Anuncios

Acerca de emartinchuk

Periodista, MP 10166. Se desempeño en el área de Noticias de los canales 9, Teledos, 7 y TELEFE. Socio Fundador de la Asociación Iberamericana de Periodistas Especializados y Técnicos (AIPET) Capítulo Argentino. Fue Docente en la Cátedra de TV en la Universidad del Salvador. Fue Coordinador en el Servicio Iberamericano de Noticias con sede en Madrid,(RTVE) España. Editor del Capítulo Argentino para la Cadena Eco de México. Fue Docente, Rector en la Escuela de Periodismo Círculo de la Prensa. Edito los libros "Federalización de la información" (1995), ISBN 9508130466 "Televisión para Periodistas: un enfoque práctico".1ra Edición 2002 ISBN 9871004125 2da Edición 2007 ISBN: 9789871004126 Documentales: "Los Quilmes: la última Resistencia".(1995) http://youtu.be/Z-XWOnIHZio Idea y Producción: "Luz, cámara, red" (1996-97) http://youtu.be/PfNrBokU6m4 Colaborador en medios argentinos y del exterior sobre temas de comunicación. Editor en Noticongreso.wordpress.com, Periodismo Parlamentario en temas de Ciencia, Tecnología, Salud, Ambiente y Energía. Designado “Directivo Decano de Honor y Dignidad”, en el grado de “Magister Laudet” por la Asociación de Rectores de la República Argentina y la Asociación de Directivos Argentinos al cumplir 30 años en la docencia. Por Resolución 327-2014 la Honorable Academia Mundial de Educación ha instituído el Título Honorífico de Doctor Honoris Causa, reconociendo sus logros profesionales y su admirable trayectoria de trabajo en favor de la Educación Mundial. Como parte de la socialización del conocimiento pueden leer en cualquier sistema digital o imprimir gratis los siguientes E-Books Belgrano: Una mente brillante http://issuu.com/gaceta21/docs/belgrano/0 ISBN 9789873356087 Como Estudiar: Manual Práctico http://issuu.com/gaceta21/docs/comoestudiar ISBN 9789873348679 Ser Periodista http://issuu.com/gaceta21/docs/ser_periodista ISBN 978-987-33-7147-9

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: