//
estás leyendo...
Uncategorized

No existe el periodismo independiente

Lo que los mismos medios han propalado sobre la verdad, el deber del periodismo y el servicio a la sociedad, no es cierto en su mayor parte. Lo que dice la ética periodística y los códigos deontológicos generalmente no se lleva a cabo. El dinero es lo que mueve al mundo, y los medios son empresas que buscan ganancias. Por eso no existe el periodismo independiente.

Desde el principio la noticia fue tratada como mercancía y los medios puestos a disposición de la ideología de un partido o personaje político, de un consorcio o poderoso magnate o de empresas comerciales, después, de las agencias publicitarias…. Primero de manera ostensible, después disfrazada. Y con la selección de contenidos fueron creando la “opinión pública”.

El experto en ética periodística Niceto Blázquez señala: “Todos los periódicos y agencias informativas están comprometidos con alguna ideología o forma de entender la vida, y sería mejor que lo confesarán claramente en lugar de presumir de una independencia imposible”.

Este enfoque del periodismo comprometido tendría la gran ventaja de que el público sabría en todo momento qué periódicos necesita consultar en función de sus intereses. De hecho, hay periódicos de todas las tendencias ideológicas y antropológicas dominantes. Pero sólo los expertos las conocen de forma satisfactoria. De ahí que el primer servicio informativo al público sería que esos periódicos confesaran sus ideologías de fondo así como sus objetivos sociales. De esta suerte el público podría elegir después con más garantías de no ser defraudado las informaciones de uno u otro periódico, de acuerdo con sus propios intereses.

Algo sumamente difícil pide Blázquez. No obstante, en la evolución del periodismo se ha avanzado. Si comparamos el periodismo de los años 70, 60 y más atrás del siglo pasado, ha evolucionado en México. Sin embargo, ha sido posible ganar espacios y enfrentar la presión política, pero no es posible eludir la económica; por eso, junto a Manuel Buendía, seguimos considerando que la mayor censura la ejercen los medios en el interior de su redacción. Lo mismo discurre el periodista español Pascual Serrano: “Ellos [los medios] no ejercen el derecho a la libertad de expresión sino el derecho a la censura, en la medida en que deciden lo que vamos a conocer los ciudadanos y lo que no”.

Existen códigos de ética que pretenden normar la actuación del periodista. El problema es que la ética no es como la ley, que estamos obligados a cumplirla o a sufrir la sanción o castigo previsto; la ética no se puede imponer, es una cuestión de conciencia del periodista. Por eso vemos que un periodista puede faltar a la ética y sigue impune. Los interesados en la ética proponen que un medio construya o adopte un manual de ética o libro de estilo, para que el público sepa cómo deberían actuar los periodistas de su medio preferido. También convendría tener la figura del ombudsman o abogado de las audiencias.

En el rubro del periodista impune, algunos estudiosos, como Blázquez, señalan que los transgresores de la ética deben ser sancionados con algo más fuerte que una llamada de atención, antes de que sea la autoridad judicial la que tenga que ver con ello:

Señala Blázquez: “Pero la experiencia enseña que, dada nuestra condición humana, las normas de conducta profesional sin el respaldo de alguna proporcionada sanción resultan inútiles en la práctica. Hay profesionales de la información que lo quieren todo: la libertad de expresión sin límites y la impunidad garantizada en caso de delinquir. El miedo fundado a que se comprometa la libertad de expresión es comprensible. Pero no es justo ni razonable eximir a los periodistas de eventuales y saludables sanciones cuando violen culpablemente las normas éticas de la profesión”

“Si los profesionales de la información no salen ellos mismos al paso de sus errores, lo harán las autoridades públicas. Los delitos informativos serán tratados entre los delitos comunes. Los vacíos éticos serán compensados por las leyes penales. Si ellos no se dan a sí mismos unos principios éticos respetables, no faltará quien se los imponga por la fuerza, con el riesgo que esto supone para el libre y responsable ejercicio de la libertad de expresión y garantía de la objetividad informativa”. (El desafío ético de la información).

Hoy se olvida que la verdad debe publicarse solamente si tiene utilidad social. Cuenta Javier Darío Restrepo en su libro El zumbido y el moscardón:

“Hace tiempo llegó al Consultorio Ético de la fundación una pregunta de unos periodistas mexicanos que habían reunido todas las pruebas necesarias para demostrar la homosexualidad de un personaje público, ampliamente conocido en ese país (sic), en la que querían saber cómo debían presentar esa verdad. Mi respuesta fue simple y los hizo pensar en un asunto de mayor importancia: ‘¿ Y esa verdad, para qué?’”

Así, a pesar de que en los códigos de ética se especifica que, únicamente se deberá publicar la intimidad de una persona si obedece al interés público (que es diferente a la curiosidad pública) y que también aparece como norma constitucional (artículo 6: “la manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, la vida privada o los derechos de terceros […]”) en los medios, primero se ventilaba la vida de los políticos o personajes famosos, ahora cualquier vida privada se hace pública.

Juan Manuel Alegría

Fuente: etcétera

 

Anuncios

Acerca de emartinchuk

Periodista, MP 10166. Se desempeño en el área de Noticias de los canales 9, Teledos, 7 y TELEFE. Socio Fundador de la Asociación Iberamericana de Periodistas Especializados y Técnicos (AIPET) Capítulo Argentino. Fue Docente en la Cátedra de TV en la Universidad del Salvador. Fue Coordinador en el Servicio Iberamericano de Noticias con sede en Madrid,(RTVE) España. Editor del Capítulo Argentino para la Cadena Eco de México. Fue Docente, Rector en la Escuela de Periodismo Círculo de la Prensa. Edito los libros "Federalización de la información" (1995), ISBN 9508130466 "Televisión para Periodistas: un enfoque práctico".1ra Edición 2002 ISBN 9871004125 2da Edición 2007 ISBN: 9789871004126 Documentales: "Los Quilmes: la última Resistencia".(1995) http://youtu.be/Z-XWOnIHZio Idea y Producción: "Luz, cámara, red" (1996-97) http://youtu.be/PfNrBokU6m4 Colaborador en medios argentinos y del exterior sobre temas de comunicación. Editor en Noticongreso.wordpress.com, Periodismo Parlamentario en temas de Ciencia, Tecnología, Salud, Ambiente y Energía. Designado “Directivo Decano de Honor y Dignidad”, en el grado de “Magister Laudet” por la Asociación de Rectores de la República Argentina y la Asociación de Directivos Argentinos al cumplir 30 años en la docencia. Por Resolución 327-2014 la Honorable Academia Mundial de Educación ha instituído el Título Honorífico de Doctor Honoris Causa, reconociendo sus logros profesionales y su admirable trayectoria de trabajo en favor de la Educación Mundial. Como parte de la socialización del conocimiento pueden leer en cualquier sistema digital o imprimir gratis los siguientes E-Books Belgrano: Una mente brillante http://issuu.com/gaceta21/docs/belgrano/0 ISBN 9789873356087 Como Estudiar: Manual Práctico http://issuu.com/gaceta21/docs/comoestudiar ISBN 9789873348679 Ser Periodista http://issuu.com/gaceta21/docs/ser_periodista ISBN 978-987-33-7147-9

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: